domingo, 18 de noviembre de 2012

Nuestra fauna y flora III: serpientes venenosas en España

En España, no existe ninguna especie de serpiente autóctona, cuyo veneno sea mortal para el hombre, sin embargo, en algunas, es preciso la intervención con sueros y antídotos.
En España, tenemos 13 especies autóctonas de serpientes, que son:

Culebra de collar.

-Culebra bastarda ( Malpolon monspessulanus ).
-Culebra de cogulla ( Macroprotodon cucullatus ).Solo una de las 6 subespecies.
-Culebra de collar ( Natrix culebra ).
-Culebra de escalera ( Elaphe scalaris ).
-Culebra de esculapio ( Elaphe longissima ).
-Culebra de herradura ( Hemorrhois hippocrepis ).
-Culebra lisa europea ( Coronella austriaca ).
-Culebra lisa meridional ( Coronella girondica ).
-Culebra verdiamarilla ( Coluber viridiflavus ).
-Culebra viperina ( Natrix maura ).
-Víbora áspid (Vipera aspis ).
-Víbora de Seoane ( Vipera seoanei ).
-Víbora hocicuda ( Vipera latastei ).

De esta lista, solo 5 son venenosas, pero como ya apunté antes, no son mortales. Son venenosas las tres especies de víboras, la culebra de manto y la culebra bastarda.

Empecemos hablando de las especies de víboras
Víbora áspid.
-Víbora áspid: se encuentra ocupando la parte de los Pirineos y la parte prepirenaica, llegando hasta Burgos y el Noroeste de Soria. Es la especie de víbora mayor de las tres que pueblan la Península Ibérica, llegando a medir hasta más de 80 cm, aunque el tamaño medio ronda los 60-65 cm. Los adultos se alimentan, cazando en emboscada y usando su veneno, en pequeños saurios, aves y roedores principalmente. Su veneno no es mortal de necesidad en las personas adultas sanas, aunque si es cierto que sus efectos pueden ser fatales en casos determinados en ancianos, niños y personas con algún problema de salud.

Víboras de Seoane.
-Víbora de Seoane: en nuestra península, la podemos encontrar desde el Norte hasta el Noroeste, de Navarra, hasta Galicia y el Norte de Portugal. Tienen un tamaño menor que el de la víbora áspid ( de 45 a 50 cm de media) y también cazan emboscando a sus presas y matándolas al inocularles su veneno, aunque también se han visto algunos ejemplares cazando de una forma menos pasiva que con la emboscada. Los ejemplares adultos basan su dieta en roedores y, en menor medida, en aves y lacértidos. Al igual que en la víbora áspid, su veneno solo puede causar efectos muy severos en casos puntuales, como en ancianos, niños y personas con un estado de salud débil.
Víbora hocicuda.
-Víbora hocicuda: esta especie de víbora es la que se encuentra más distribuida en nuestra península, llegando incluso hasta el Norte de África, aunque si es cierto que en una pequeña franja que va desde el extremo occidental de Galicia, hasta el extremo oriental de Cataluña, no suelen haber poblaciones de estos ofidios. Es mayor que la víbora Seoane y menor que la áspid, midiendo hasta 75 cm y de media entre 50 y 60 cm. Como es normal en la víboras, caza al acecho usando su veneno como principal arma mortal. Estas víboras se alimentan de roedores, aves, saurios e incluso de algunos artrópodos como escolopendras y alacranes. Su veneno tampoco es mortal de necesidad ne personas adultas sanas, pero en ancianos, niños y personas con problemas de salud hay que actuar de inmediato.

Hablemos ahora, de las dos especies de culebras venenosas.
Culebra bastarda.
-Culebra bastarda: las podemos encontrar principalmente, por la parte mediterránea, aunque en la zona de la meseta, las podemos encontrar hasta lso 1.500 m de altitud. Son las mayores culebras de la Península Ibérica, llegando a alcanzar los 240 cm en los machos y algo menos en las hembras. Al sentirse amenzada, se levantará, como hacen las cobras, aunque su veneno, no es mortal para el hombre, a no ser que tenga problemas de salud, eso sí, su mordedura resulta dolorosísima. Su alimentación es muy variada, desde insectos, hasta lagartos y lagartijas, pasando por anfibios y otras culebras, además de crías de aves y pequeños mamíferos.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada