domingo, 10 de febrero de 2013

Cuidado, soy peligroso


Eso es lo que parecen decir algunos seres vivos a quienes pretendan hacerles daño o alimentarse de ellos. Esa señal de peligro normalmente se traduce en una coloración llamativa de su piel o en una serie de movimientos para aparentar más de lo que son.
La técnica más usada en la naturaleza consiste en mostrar colores llamativos en la piel. Tenemos ejemplos de animales comunes que presentan este tipo de coloración, como la salamandra, con manchas de un color amarillo muy vivo sobre fondo negro, que advierten de que su piel segrega una sustancia tóxica. Estos mismos colores los usan también las avispas.
Cuando los organismos muestran señales parecidas de advertencia se dice que presentan mimetismo mülleriano, en honor a Fritz Müller, quien propuso este concepto.
Numerosas especies de ranas también presentan mimetismo mülleriano, así como muchos insectos, algunos reptiles e incluso aves.
La coloración llamativa que advierte del peligro se conoce también como aposematismo.
Pero no todos los animales que muestran señales de advertencia son realmente peligrosos. Engañan a sus depredadores “disfrazándose” de la misma manera que otras especies que sí lo son. Este tipo de mimetismo se llama batesiano.
Mimetismo batesiano
Arriba Coral, abajo Falsa Coral
Un ejemplo clásico lo constituyen la serpiente coral y la falsa coral. Ambas presentan un diseño de formas y colores muy parecido en su piel. Pero solo la serpiente coral es venenosa, la falsa coral es totalmente inofensiva. Otro ejemplo es el género Sírfidos, formado por unas moscas cuyo parecido con las avispas en total.
El insecto hoja es
un buen ejemplo de cripsis

El mimetismo no debe confundirse en ningún caso con el camuflaje. Cuando un animal pasa desapercibido en el medio donde vive se dice que es críptico con su medio. Frecuentemente se confunden mimetismo y cripsis y es común escuchar frases como “este animal se mimetiza con el medio donde vive” donde se usa ese término incorrectamente y debería decirse “este animal es críptico con el medio donde vive”.

De hecho, la cripsis es todo lo contrario al aposematismo, se trata de pasar desapercibido, no de llamar la atención.

Por: Raúl Ponce Cardoso

2 comentarios:

  1. Hola amigos:
    Un descubrimiento vuestro blog. Enhorabuena.
    Saludos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Comentarios como el suyo nos dan ánimos y ganas de seguir aprendiendo y mejorando día a día.

      Eliminar